Domingo, 22 de Octubre de 2017
Inicio Paises Politica Conflicto Economia Entrevistas Opinion Multimedia Documentos Libros Revistas ¿Quienes somos?  
El más absurdo de los Premio Nobel de la Paz
Por UnoAmerica
Politica El Premio Nobel otorgado a Santos no cambió, ni creó una nueva situación. La situación política ya existía y ésta sólo tiene dos ángulos: por una parte, está el resultado del plebiscito del 2 de octubre, que rechazó el acuerdo con las Farc y de otro lado está la posición de las FARC
Lunes, 10 de Octubre de 2016

Por: Eduardo Mackenzie 

El premio Nobel de la paz concedido hoy al presidente colombiano Juan Manuel Santos no transformará su plan “de paz” con las Farc en un buen acuerdo. Ese plan es nefasto para el país y por eso Colombia lo rechazó en el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Y lo seguirá rechazando, en todos los escenarios posibles. Pues ese plan, de ser aplicado, destruirá las instituciones democráticas del país, prolongará los sufrimientos del pueblo colombiano y no aportará ni la paz ni la concordia nacional. Colombia resistirá hasta derrotar definitivamente las ambiciones criminales de las Farc. Ningún Premio Nobel a Santos cambiará por arte de magia esa situación.

Desde ese ángulo, el premio Nobel otorgado a Santos es inútil y grotesco. Lo más cínico es que ese premio es presentado por el jurado como un “homenaje al pueblo colombiano que, a pesar de todos los abusos sufridos, no ha perdido la esperanza de lograr una paz justa”. ¿Ese jurado se burla de quién? Precisamente, los colombianos que ese jurado dice “homenajear” con el premio a Santos fue el mismo que votó contra Santos y contra las Farc el 2 de octubre, el mismo que busca, precisamente, una paz justa y no esa falsa paz basada en la impunidad más escandalosa para los jefes de una organización que ha cometidos toda suerte de crímenes de guerra y de crímenes de lesa humanidad.

Decir que Colombia ha sufrido “abusos”, muestra que los que decidieron dar ese premio pretenden minimizar los crímenes del narco-comunismo, o ignoran totalmente lo que esa gente ha hecho en Colombia.

¿El premio Nobel llevará a Santos a una posición razonable? Durante estos seis años de conversaciones secretas en Cuba, Santos fue incapaz de exigir a los jefes de las Farc que acepten negociar su desmovilización sin minar las instituciones democráticas y la economía de mercado en Colombia. Lo que pretende el defenestrado “acuerdo” de 297 páginas que concibieron las Farc con Santos, bajo las orientaciones y la vigilancia de dos dictaduras latinoamericanas, es eso. Por ello ese plan fue repudiado en el plebiscito.

El jurado del Premio Nobel se equivocó una vez más

El jurado del Premio Nobel se equivocó una vez más

Los del jurado del Nobel de la paz se equivocaron una vez más. Alegan que quieren ayudar a que la paz llegue a Colombia. En realidad, lo que hicieron fue humillar a los que votaron No en el plebiscito y, sobre todo, a las víctimas de las Farc y al país que ha sufrido las atrocidades de esa banda durante 60 años. ¿El premio Nobel le ayudará a Santos y a las Farc a tratar de resucitar el acuerdo de 297 páginas echado a tierra por el voto de millones de colombianos?

No somos los únicos que tememos esto. La opinión pública española y prensa española de renombre, que conocen mejor que en Noruega el drama colombiano, condenan sin vacilar la decisión del jurado del Nobel de la paz. La encuesta hecha por el diario ABC, de Madrid, indica que el 83% de los interrogados está contra la concesión de ese premio a Santos. El diario El Español, de Madrid, subrayó el “descredito definitivo del Premio Nobel de la paz”. El matutino OK Diario estimó que “Los noruegos castigan la voluntad popular colombiana dando el premio Nobel a Santos”. El portal web Libertad Digital expresó: “Juan Manuel Santos Premio Nobel de la paz por claudicar ante el narcoterrorismo”.

El premio Nobel de la Paz dado a Rabin, Pérez y Arafat, en 1994, por “substituir el odio por la cooperación” no llevó la paz a Palestina, ni impidió que estallara la segunda intifada en 2000. ¿Otro tanto ocurrirá en Colombia? El premio Nobel de la Paz no se interesa, en realidad, por los problemas de las sociedades. Ese premio existe para imponer una visión particular de los conflictos internacionales y beneficiar las relaciones internacionales de Noruega y Suecia.

En Colombia ese premio a Santos arroja muchas dudas. ¿Le ayudará al presidente colombiano a enfrentar con energía las reticencias de los jefes farianos que no quieren que se toque un solo punto del plan firmado en La Habana? ¿Le ayudará, por el contrario, a avanzar en su programa de paz desconociendo el voto mayoritario del No en el plebiscito del 2 de octubre pasado?

El presidente Álvaro Uribe, líder del movimiento en favor de una paz justa y dentro del sistema democrático, felicitó el premio otorgado al presidente Santos

Mensaje de Uribe tras conocer el premio a Santos

Mensaje de Uribe tras conocer el premio a Santos

pero deseó que esa distinción “conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia”. Pues de eso es que se trata, de cambiar los dañinos acuerdos de La Habana.

El Premio Nobel otorgado a Santos no cambió, ni creó una nueva situación. La situación política ya existía y ésta sólo tiene dos ángulos: por una parte, está el resultado del plebiscito del 2 de octubre, que rechazó el acuerdo con las Farc. El pacto de La Habana quedó pues sin sustento jurídico, murió. El voto ciudadano del 2 de octubre fue un acto jurídico, con poder vinculante. Fue un mandato expreso al jefe de Estado, que éste no puede burlar.

De otro lado está la posición de las Farc. Al conocer los resultados del plebiscito el señor Timochenko dijo que el “acuerdo de paz” era intocable y que ellos seguían exigiendo su cumplimiento. El jefe comunista desconoció así el voto de los colombianos. Y ante esa arbitraria posición surge el hecho nuevo de que el presidente Santos no ha querido repudiar la tesis de Timochenko. No lo hizo ni antes ni después de la reunión con el ex presidente Álvaro Uribe y con el ex procurador Alejando Ordóñez. Tras ser informado del premio Nobel tampoco se pronunció al respecto.

Esa tensión, que está siendo agravada por quienes pretenden organizar manifestaciones callejeras “pro paz ahora” para dejar en el limbo el histórico plebiscito, tendrá que ser resuelta en uno u otro sentido por el jefe de Estado colombiano, con premio o sin premio Nobel. ¿Desconocerá él la voluntad popular expresada legítima y legalmente en el plebiscito? La noticia de que Santos está fomentando, mediante personalidades de la Corte Constitucional, la repetición del plebiscito, es un mal indicio. Que se cuide de alebrestar la cólera de los ciudadanos que quieren la paz, pero que rechazan el tipo de paz condensado en el bodrio de 297 páginas. Ahora más que nunca, gracias al premio Nobel otorgado, la opinión pública nacional e internacional estará mucho más atenta ante cada gesto, en uno u otro sentido, del presidente Juan Manuel Santos

VIDEOS ONLINE
Esta fue la respuesta que le dio el delegado del gobierno Sergio Jaramillo a una periodista colombiana cuando le preguntó por la liberación de los niños que las Farc tiene reclutados.
Disidentes cubanos que se encontraban protestando de manera pacífica antes de la llegada del presidente Barack obama a Cuba, fueron detenidos sin motivo alguno.
IMAGENES ONLINE
Estas son apenas algunas de las atrocidades de este nefasto personaje.
Cientos de colombianos hicieron un plantón frente al consulado de Venezuela en Bogotá, exigiendo respeto y dignidad por los colombianos que están siendo expulsados por el gobierno de Nicolás Maduro en condiciones infrahumanas.
AUDIO ONLINE
El abogado Jaime Arturo Restrepo, analiza la situación en el Catatumbo y la procedencia del líder de las protestas campesinas César Jérez. Declaraciones para el programa La Hora de la Verdad de Fernando Londoño.
La Diputada Nicaragüense declaró que las intervenciones del presidente Daniel Ortega en Venezuela son personalizadas y que la sociedad de este país no esta de acuerdo con las actuaciones inconstitucionales bajo los que ejerce su mandato.
ULTIMAS NOTICIAS
Cargando...